Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista
Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
Boletín 2021

Entrevista a Estela Aguirre Sánchez Beato

foto de estela

Estela Aguirre Sánchez-Beato es responsable del proyecto “Esenciales: campaña por el reconocimiento el empleo del hogar y de los cuidados” de la FMP. Socióloga, con Máster en Estudios Interdisciplinares de Género. Experta en igualdad y prevención de la violencia de género con más de 8 años de experiencia trabajando para el sector público y privado en materia de igualdad de género, investigación social y políticas públicas. Ha participado en proyectos del tercer sector trabajando en violencia de género, salud sexual, migraciones, planes de igualdad e incidencia política.

¿Cómo surge la idea del proyecto? 


En el año 2020, en la FMP gracias a la financiación del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones-Dirección General de Inclusión Humanitaria y la cofinanciación del Fondo Social Europeo realizamos una investigación fundamental:“Mujer inmigrante y empleo de hogar: situación actual, retos y propuestas”. En este estudio, pudimos acercarnos a la realidad del empleo del hogar a partir de la participación de 129 mujeres migrantes empleadas de hogar y de 91 profesionales que trabajan en entidades del tercer sector y otros espacios de empleo. Una de las grandes conclusiones de esta investigación, además de evidenciar las condiciones de desigualdad y precariedad en las que trabajan estas mujeres, fue la necesidad de visibilizar y reconocer el trabajo del hogar y de cuidados que realizan miles de mujeres migrantes. “Yo solo quiero que se reconozca mi trabajo y que nos puedan garantizar los mismos derechos que el resto de las personas trabajadoras”, fue la proclama más repetida por las mujeres en esta investigación.  


A partir de ahí, el equipo de la FMP encargado de este proyecto, identificó la necesidad de diseñar un proyecto en el que nos pudiéramos dirigir a todos aquellos agentes públicos y privados que intervienen en el mercado laboral, a las familias empleadoras y a la ciudadanía en general para poder transmitir un gran mensaje: el trabajo del hogar y de los cuidados es un trabajo digno y debemos de garantizar poder realizarlo en condiciones dignas y de seguridad.  


Es así como nace en 2021 “Esenciales: campaña por el reconocimiento del empleo del hogar y de los cuidados”. Este proyecto tiene como objetivo visibilizar la situación laboral actual de las mujeres inmigrantes que trabajan el sector del empleo del hogar y de los cuidados por medio de:  
• La sensibilización a la ciudadanía en general y específicamente a agentes públicos y privados sobre la necesidad de reconocimiento del sector del empleo del hogar en nuestra sociedad. 
• La promoción del conocimiento y la toma de conciencia sobre la importancia del sector del empleo del hogar con el fin de contribuir a eliminar prejuicios y estereotipos asociados a este ámbito laboral. 

¿En qué consiste? 


Este año en el proyecto tenemos varias actividades:  


- Por un lado, hemos elaborado una campaña de sensibilización (en formato vídeo) que ha sido diseñada a partir de las recomendaciones de entidades del Tercer Sector y agentes públicos y privados (que han participado en el proyecto por medio del envío de sus recomendaciones a la FMP) y de mujeres migrantes empleadas del sector del hogar y de los cuidados. En este sentido, hemos desarrollado ya cuatro talleres con mujeres inmigrantes empleadas en este sector para recoger mensajes, ideas y sentires en torno al empleo del hogar y de los cuidados y que, además, sirvan como espacios de empoderamiento. ¿Qué debemos saber la ciudadanía y los agentes públicos y privados sobre las necesidades de las mujeres empleadas del hogar? Es lo que vamos a tratar de plasmar en este proyecto. 


- Por otro lado, vamos a dirigirnos a las personas empleadoras y a las entidades públicas y privadas que intervienen en los procesos de empleo de estas mujeres por medio de la elaboración de una “Guía de contratación responsable en el empleo del hogar”. Estamos diseñando esta guía “en términos sencillos” para que cualquier persona que quiera conocer cómo contratar responsablemente a una empleada del hogar y de los cuidados, tenga acceso a toda la información y a los procesos que se deben seguir para poder hacerlo. El empleo del hogar se rige por una normativa muy específica con varias particularidades. Nuestra misión en la elaboración de este material es poder hacer accesible a cualquier persona la información sobre la contratación en el empleo del hogar y, a la vez, hacer un llamamiento a emplear responsablemente, cumplir con esta normativa es algo que nos hace mejores como sociedad, pero también es una obligación.  


A final del trimestre vamos a desarrollar cuatro talleres de difusión de todos estos materiales con entidades del tercer sector y agentes públicos y privados que intervengan en el proceso de empleo de las mujeres. La idea de estos espacios es poder dar a conocer todos estos materiales y, a su vez, trabajar para generar buenas prácticas entre profesionales y entidades que trabajan con mujeres migrantes empleadas del hogar y de los cuidados.  

¿Quiénes pueden participar y cómo? 


El proyecto se dirige a mujeres trabajadoras en activo o desempleadas del sector de empleo de hogar y de los cuidados, nacionales de terceros países. También a profesionales de organismos o a las redes de asistencia a personas nacionales de terceros países víctimas de discriminación o agentes públicos y privados que intervengan en el mercado de trabajo. Por ello, hemos tenido abierto un formulario a profesionales, entidades, agencias de colocación, agentes de empleo público, etc. para que puedan compartirnos sus recomendaciones de mejora en torno al empleo del hogar y de los cuidados.  Por otro lado, han participado mujeres migrantes empleadas del hogar y de los cuidados que, desde sus vivencias, nos han compartido sus recomendaciones y experiencias en torno al sector. 
 

Actualmente, estamos difundiendo la campaña de vídeo y elaborando la guía de contratación responsable. ¡Participa con Esenciales! También si quieres que organicemos un taller en tu entidad. Te interesa nuestro proyecto si:  
- Eres profesional que conoce esta realidad de empleo de hogar 
- Eres mujer inmigrante, trabajas o has trabajado en empleo de hogar y quieres participar en nuestros talleres. 

Nos encantaría que todas esas entidades y profesionales que intervienen en el proceso de empleo de las mujeres pudieran darnos su valoración respecto a la campaña, rellenando el siguiente cuestionario:

Pulsa aquí para rellenar el formulario

A toda la red de profesionales que han colaborado, les haremos llegar,a finales de año, los materiales que estamos elaborando. También, como ya hemos comentado, queremos hacer a final de año unos talleres de presentación de los materiales y abrir espacios de trabajo sobre buenas prácticas en el empleo del hogar con entidades del tercer sector. Si alguna entidad está interesada o quiere que le mandemos materiales se puede poner en contacto con nosotras a través del correo: empleodehogar_arroba_fmujeresprogresistas.org ">empleodehogar_arroba_fmujeresprogresistas.org 

Igualmente pueden ponerse en contacto con nosotras todas aquellas mujeres migrantes empleadas de hogar interesadas en participar.

¿Qué necesidades y dificultades os están transmitiendo las mujeres trabajadoras del hogar y los cuidados? 


La necesidad que más tienen las mujeres es la de disponer de un trabajo en igualdad de condiciones que el resto de las personas trabajadoras. No se comprende que sea un sistema especial en el que no se disfruta del derecho a la prestación por desempleo, a una ley de prevención de riesgos laborales o a que, por ejemplo, puedan ser despedidas por “desistimiento”, que es una pérdida de confianza del empleador/a hacia la trabajadora. 

Otra de las grandes dificultades es el incumplimiento con la ley de empleo de hogar y la falta de contratos laborales en este sector. Las inspecciones de trabajo todavía son insuficientes y muy pocas mujeres tienen la garantía de que, aunque firmen un contrato, las condiciones de éste se vayan a cumplir. Existe muchísima informalidad, todavía es un sector muy vinculado a “la voluntad de la persona empleadora”, a que verdaderamente quiera cumplir con la normativa o no, porque realmente las mujeres tienen grandes dificultades para denunciar (y demostrar) ciertos abusos. 

Otros problemas aparecen vinculados a la situación de regularidad administrativa. Muchas mujeres se mantienen prácticamente tres años en la clandestinidad, muchas veces trabajando de manera interna en condiciones de explotación, hasta poder conseguir regularizar su situación administrativa. Aunque se desconoce, una mujer en situación de irregularidad administrativa tiene derecho a las mismas condiciones de trabajo en el empleo del hogar (salario, horas de trabajo, jornada, vacaciones...) que el resto, solo que no podrá estar dada de alta en la Seguridad Social.  

El tema del difícil acceso a la vivienda es otro gran problema. Los precios de los alquileres y los bajos sueldos de los que disponen hace que muchas veces la única alternativa sea trabajar de manera interna para poder garantizarse un techo bajo el que vivir.  
 

¿Cómo les está afectando la pandemia? 


Vemos que la vulnerabilidad que siempre ha caracterizado al empleo del hogar y de los cuidados se ha intensificadoLas necesidades de empleo de las mujeres son mucho mayores. A muchas mujeres durante la pandemia las han despedido, otras se han podido contagiar por el COVID19 por carecer de equipos de protección y otras han visto fallecer a la persona o personas que cuidaban. En otros casos les han reducido el número de horas a trabajar o están teniendo muchas dificultades para encontrar un nuevo trabajo (sobre todo que no sea en condiciones de extrema precariedad). Nuevamente ha sido un sector que, a pesar de ser esencial, vuelve a estar invisibilizado. En el Estado español tenemos una deuda con las mujeres trabajadoras del hogar y de los cuidados, es necesaria la ratificación del Convenio 189 de la OIT y la garantía, entre otras cosas, de una prestación por desempleo para el sector.  
 

¿Qué acogida estáis teniendo?  


El proyecto está teniendo muy buena acogida, sobre todo entre entidades del tercer sector que se han acercado a nosotras queriendo participar. Las y los profesionales identificamos los mismos problemas y la misma necesidad de reconocimiento de un trabajo que es Esencial en nuestra sociedad pero que carece del valor social que se merece.  


En los talleres con mujeres migrantes empleadas del hogar también hemos tenido muy buen recibimiento. Los hemos desarrollado de la mano de una asociación clave en el reconocimiento del empleo del hogar, como es SEDOAC (Servicio Doméstico Activo),y las mujeres se han mostrado muy participativas y muy agradecidas con las actividades, pudiendo expresar sus necesidades de cara a la sensibilización de la sociedad. No obstante, nos hemos encontrado con un gran obstáculo. Por las características del propio empleo del hogar (largas jornadas, trabajo de interna, horas extra...), las mujeres tienen muy poca disponibilidad, siendo incluso exclusivamente los domingos, los días en los que pueden participar en las actividades.  

¿Qué hay de la ratificación del Convenio 189 de la OIT? ¿Y del subsidio extraordinario para las trabajadoras del hogar puesto en marcha el año pasado? 


El pasado 14 de abril de 2021, la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, anunciaba ante el Senado que se había comenzado con el proceso de ratificación del Convenio 189 de la OIT, pero por el momento no ha dado plazos al respecto. En la FMP consideramos positivo que se hable y se inicien acciones para ello. Esperemos que no se quede en “buenas intenciones” porque por ahora no hay actuaciones concretas que nos dirijan hacia la ratificación.  

En cuanto al subsidio temporal extraordinario (de tres meses), creado por la situación de la crisis por la pandemia, ya ha caducado, estuvo vigente desde el inicio del estado de alarma hasta un mes después de su finalización, el 21 de julio. Fue una acción muy positiva, pero puede que insuficiente. Muchas de las mujeres no cumplían con los requisitos que se exigían para poder solicitarlo (al trabajar en la economía sumergida o encontrarse en situación de irregularidad administrativa), la gran mayoría encontró numerosas trabas administrativas para poder solicitarlo y en otras ocasiones les ha llegado con retraso, mucho después del estado de alarma. 

Otra de las medidas que se han llevado a cabo en abril de 2021 desde el Ministerio de Trabajo ha sido la campaña específica de inspección de Trabajo para garantizar que las empleadas de hogar no cobrasen salarios por debajo del SMI. En la primera etapa de la campaña han aflorado seis millones de euros en salarios impagados a las trabajadoras. Hay que continuar trabajando en esta línea.  

¿Qué podemos hacer desde los servicios de orientación laboral cuando acuden mujeres trabajadoras del hogar y los cuidados a buscar empleo, especialmente las que se encuentran en situación irregular? 


Entre los servicios que ofrecemos o tendríamos que ofrecer las entidades del tercer sector para contribuir a la mejora laboral de las mujeres, identificamos: 


- La necesidad de contar con un servicio de orientación laboral personalizado y ajustado a sus necesidades, situación, intereses y expectativas, sin sesgos de género y en el que, dada la situación de especial vulnerabilidad, se pueda llevar a cabo un seguimiento de los casos y de las inserciones. En el caso de contar con un servicio de intermediación laboral, gestionar ofertas de empleo en condiciones justas que puedan permitir a las trabajadoras salir de un trabajo de explotación teniendo la certeza de que existen recursos donde poder buscar nuevamente un trabajo en condiciones dignas.   

- Servicios de asesoramiento jurídico, laboral y también psicológico gratuitos para este perfil de trabajadoras que, en unos casos, desconocen sus derechos y, en otros, están sufriendo situaciones de explotación y abusos laborales y sexuales. 

- Trabajar desde la perspectiva de género, desde la perspectiva intercultural y deshacernos de los prejuicios y estereotipos asociados a este sector.  

- En el caso de las mujeres que se encuentran en situación irregular, tratar de tener redes “informales” y recursos de apoyo donde las mujeres puedan acudir a buscar trabajo y otras ayudas para la cobertura de necesidades básicas: ONG, parroquias, grupos vecinales, asociaciones de empleadas de hogar...etc. 
 

Y, por último, ¿cómo valoráis la situación en este 2021 y qué retos tenemos por delante?

 
Todavía vemos que queda mucho por hacer, es un sector de trabajo olvidado.  

- Desde luego la ratificación del Convenio 189 de la OIT es algo que urge y que lleva pendiente desde 2013. Con ello mejorarían sus condiciones laborales y cambiarían ciertos derechos como el de poder optar a la prestación por desempleo o garantizarles tener acceso a la Ley de prevención de riesgos laborales.  

- Incluir el sector del empleo del hogar en el Régimen General de la Seguridad Social para tener los mismos derechos que el resto de personas trabajadoras (prestaciones por desempleo, bajas, despidos, etc.). 

- La eliminación del régimen de interna que explota a las mujeres y hace que trabajen prácticamente 24 horas. 

- La regularización administrativa especial para aquellas trabajadoras que están cuidando y trabajando como empleadas de hogar en la economía sumergida debido a su situación de irregularidad administrativa.  

- En cuanto a las ONG, seguir formándonos y sensibilizándonos para mejorar las condiciones de empleo y de vida de muchas mujeres migrantes trabajadoras del sector doméstico.