Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista
Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
Boletín 2021

Entrevista a Raquel Alcaraz Rodríguez

Foto de Raquel

Raquel empezamos con una pequeña presentación profesional, y si no te importa, algo que te identifique en lo personal. 
 
Creo que me es más fácil que te presenten a presentarte, pero os cuento alguna cosilla a ver que tal… 
 
Estudié Ciencias Económicas y Empresariales y todavía no sé por qué, pero el resultado final es que me ha permitido desarrollar otras habilidades en mí con las que me siento muy cómoda y disfruto muchísimo, como es poder acompañar a otras personas en sus proyectos y poder ofrecer otra mirada más allá.  
 
Escuchar y ayudar a desarrollar proyectos de emprendimiento, no deja de sorprenderme y tengo gran admiración por la capacidad creativa y luchadora de las mujeres a las que tengo el placer de atender. Me hace tremendamente feliz. 
 
Escapar del sector financiero fue una de las mejores decisiones de mi vida. Y el desarrollo a lo largo de los años en mi profesión y en mirada a la sociedad, me han llevado a una visión bastante crítica del modelo actual y a optar por teorías económicas más alternativas y transformadoras. Creo que es necesario ciertos cambios en los paradigmas sociales, económicos… 
 
 
  
¿Por qué es necesario desarrollar proyectos dirigidos a mujeres emprendedoras?  
 
Las desigualdades de género que existen a nivel social, inevitablemente se trasladan al mundo empresarial y afectan profundamente en la toma de decisiones con respecto al desarrollo profesional y sus opciones. La iniciativa por cuenta propia llevada a cabo por mujeres es menor que la de los hombres y una vez puesta en marcha, sus empresas, las de las mujeres, son de menor tamaño. 
 
Emprender en líneas generales es una carrera de obstáculos, pero para las mujeres lo es en mayor medida, las mujeres nos encontramos en una clara posición de desventaja. A las dificultades burocráticas y formales, o al propio riesgo intrínseco que puede suponer emprender, se unen cuestiones exclusivamente por razón de género. No se espera de nosotras el riesgo y la iniciativa que supone emprender, e incluso desde el entorno cercano se desalienta o se menosprecia su iniciativa. 
 
Además, las propias mujeres nos enfrentamos a muchas creencias limitantes que responden a los roles de género impuestos socialmente y que tienen su efecto en como las mujeres emprenden. Unos roles que nos imponen un perfil más conservador, relacionados con los cuidados, ser comedidas en el discurso, en el espacio público, etc. 
 
Es fundamental, por lo tanto, programas que tengan en cuenta estas diferencias y que de forma específica acompañe a las mujeres emprendedoras conociendo las dificultades añadidas a las que se enfrentan, tanto externas como propias. 
 

¿Cuáles son las principales barreras externas cuando una mujer quiere emprender?  
 
Aún a día de hoy alguna emprendedora ha tenido que oír (de un señor), preguntas del tipo, si su marido sabía lo que estaba haciendo… Creo que es muy significativo, y muestra las asunciones con respecto a nuestra autonomía y a nuestra capacidad de tomar decisiones. 
 
Creo que las barreras externas que se manifiestan de múltiples formas como en las negociaciones, en la toma de la palabra, en que se tome con seriedad y valía lo que se expone… tiene que ver con esa visión social y en particular de muchos hombres (que son mayoría en el sector económico) que dota a las mujeres de forma automática de cierta incapacidad, o minusvalía. Esto hace que en muchas ocasiones nuestras ideas parezcan ocurrencias, que se nos explique de nuevo lo que nosotras mismas acabamos de exponer, que se nos interrumpa constantemente, hay que tener las cosas muy claras y una gran fortaleza para defender tu idea, tu espacio y lo que eres de forma constante.  
 
Las mujeres emprendedoras se enfrentan a ello habitualmente, en el desarrollo de sus proyectos de negocio, cuando negocian con proveedores (incluyo la banca), con clientes o en un networking. Prepararse es primordial y siempre aconsejo a las mujeres emprendedoras que ensayen, que practiquen, que se preparen las reuniones, las presentaciones…, para ir con firmeza y sobre todo que no acabes mareada y subyugada a algo que no quieras hacer o tomando un camino que no es el que tenías pensado. 
 
Otra cosa muy interesante que está surgiendo cada vez más y que en la FMP somos grandes entusiastas de ello, es crear espacios seguros para mujeres emprendedoras donde se generan alianzas, se puede actuar con libertad, con confianza y se permite el error y el aprendizaje sin que suponga un estigma. En este sentido desarrollamos nuestro “Club de Emprendedoras” y para cerrar el año nos juntaremos presencial y virtualmente el próximo 21 de diciembre. 
 
Pincha para saber más 
 
 

En el desarrollo de los proyectos de emprendimiento, ¿cuáles son las creencias limitantes más habituales que obstaculizan el proceso de emprender por parte de las mujeres?, ¿Cómo las abordáis?  
 
Una de las creencias limitantes más fuertes es el valor, en cuanto a valía y en cuanto a precio. Poner precio a su tiempo y valor a lo que ofrecen de sí mismas es de extrema dificultad para las mujeres, acostumbradas a regalar su tiempo, a compartir lo que tienen, etc., cobrar, y cobrar un precio justo adecuado a lo que tiene intrínseco es una tarea ardua. 
 
La relación de las mujeres con el dinero no es del todo fluida y emprender sin dinero es bastante complicado. Si lo llevamos al hecho de pedir financiación la cosa se complica, porque el “dinero grande” no es el terreno en el que se nos ha dejado participar normalmente, arriesgar el patrimonio familiar parece tampoco no estar dentro de las posibilidades (si es que hay patrimonio del que tirar), la aversión al riesgo que va unida a los roles de género mencionados, etc. Como consecuencia nos encontramos que los proyectos de negocio de las mujeres son de menor tamaño y que pasan por muchas dificultades de liquidez y de crecimiento por escasez de financiación. 
 
Dicho todo esto, creo que es fundamental empoderar a las mujeres en su relación con el dinero, una educación financiera que acerque los usos y prácticas con el dinero. No solo la independencia económica es suficiente, sino la autonomía es crucial dentro de lo económico y como he escuchado hace poco en un programa de radio: “¡Señoras hay que ganar billetes! Es necesario mujeres que monten empresas y que ganen billetes.” 
 
En el asesoramiento con las mujeres es importante poner en valor lo que hacen, buscar productos o servicios y profesiones similares en el mercado para que tengan referencias y poder ir marcando un valor y acercándonos a un precio. Por otro lado, es poner en perspectiva los costes de lo que hacen porque se suele quedar fuera su tiempo, poniendo en valor y en valía lo que hacen, lo que ofrecen. Siempre les digo que tienen que marcar sus líneas rojas, no dejarlo al azar, sino saber cuantificar para poder luego negociar. 
 
Darles voz es otra parte importante, para que pierdan cierta inseguridad en mostrarse, tengan discurso, afiancen el defender lo suyo, y a su vez escuchándose unas a otras, se inspiren. La ocupación del espacio público y de lugares, ya no solo de poder, sino de voz y autoridad desde lo cotidiano, es vital.  
 

Qué podemos hacer desde las entidades para promover el emprendimiento de las mujeres 
 
Generar referentes de mujeres emprendedoras. Mostrar con nombres y apellidos mujeres emprendedoras y sus negocios, darles un altavoz para que cuenten lo que hacen y como lo hacen. ¡Ah y comprarles! Si defendemos el emprendimiento de mujeres creo que como activistas tenemos que comprometernos con sus negocios y comprarles a ellas, en la medida de nuestras posibilidades. 
 
Este año hemos realizado una nueva actividad con estos objetivos, “Paseo Jane Emprendedora”, un recorrido, que este año ha sido virtual a causa de la pandemia, por la Comunidad de Madrid visitando negocios de mujeres que han tenido la oportunidad de contar y o mostrar sus servicios y/o productos. En breve emitiremos la “Guía Paseo Jane Emprendedora” donde podréis conocerlas de primera mano. La encontraréis en Twitter y LinkedIn del proyecto Emprende Plus. 
 
@emprende_plus 
https://www.linkedin.com/company/emprende-plus 

 


¿Crees que el liderazgo de las mujeres se diferencia del de los hombres, o ves que en la práctica es necesario adquirir competencias de liderazgo masculinizadas para conseguir puestos de responsabilidad reconocidos? 
 
Creo que las mujeres representamos otras formas de hacer, otras formas de organizarnos, más relacionadas con el compartir y colaborar que con el competir y enfrentar.  
 
Hubo un tiempo en el que parecía que para llegar había que imitar algo que no nos representa y en el que de todas formas no se nos invitaba como a iguales. De ahí las mujeres estamos encontrando y perfilando un nuevo estilo de dirección y liderazgo.  
 
En estos momentos, las mujeres líderes, en cualquier ámbito, yo creo que están apostando por un mayor diálogo y horizontalidad, que no quita firmeza y claridad, ni hay que confundir con buenismo.  
 

Danos tres claves que es necesario tener en cuenta para emprender si eres mujer y si serían diferentes en caso de emprendimiento por parte de los hombres   
 
Lo primero es que pongan en valor lo que saben hacer, lo que van a vender, su tiempo. Valor y precio son dos variables muy importantes, y desde luego fundamentales para que un proyecto de negocio sobreviva y avance. Hacer números es necesario y perderle el miedo al dinero, teniendo el respeto que se merece, no se trata de sobre endeudarse ni nada parecido, sino de saber manejarlo, el dinero tiene sus mecanismos y hay que saber cuáles son. 
 
Tomar la palabra, hablar para preguntar, hablar para informarse y hablar para explicarse, en definitiva, hacer valer su voz, tanto desde lo que no se sabe y con valentía informarse y formarse, como desde lo que se sabe y se está segura, para defenderlo. Hay que escuchar más voces de mujeres. 
 
También les aconsejaría es que se unan a otras mujeres, que acudan a reuniones de mujeres emprendedoras, redes, asociaciones, clubs… Se generan espacios seguros en los que aprender, compartir, intercambiar y avanzar. 
 
 


Si una mujer quiere emprender ¿cómo se puede poner en contacto con el área de emprendimiento?   
 
Animo a todas las mujeres que tengan cualquier idea para desarrollar por cuenta propia, por banal que les parezca, a que nos escriban o que nos llamen y tranquilamente en una cita telefónica, virtual o presencialmente podremos dedicarles el tiempo que se merecen. 
 
Os dejo mi contacto directo en la FMP: 
 
emprende_arroba_fmujeresprogresistas.org 
Tfno. 91 391 85 16