Igualate.org - Plataforma de Orientación Socio Laboral con perspectiva de género | federación de mujeres progresista
Orientación Sociolaboral con perspectiva de género
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
Histórico de boletines

Proyecto Tecnolab

- ¿ En qué consiste exactamente? ¿Cuándo empezó el proyecto?

Tecnolab Consiste en un laboratorio de fabricación digital solidario para impulsar el desarrollo personal, empleabilidad y despertar vocaciones tecnológicas a través de la creatividad, trabajo en equipo, innovación social y uso de la tecnología.

Podemos decir que desde otoño de 2016 se llevó a la práctica este proyecto, como una realidad y ubicación física, aunque llevábamos mucho tiempo antes dándole forma y pensándolo con varias colaboraciones.

- ¿Cuáles son los perfiles de los y las participantes?

Nos dirigimos en general a jóvenes madrileños, especialmente de los distritos más próximos a la ubicación de nuestro Fab Lab: Ciudad  Lineal, San Blas-Canillejas, Vicálvaro, Hortaleza, pero no solo. Llegan desde todos los distritos del municipio de Madrid y también de otras localidades madrileñas especialmente de la zona Norte y NorEste por la ubicación y comunicaciones de Tecnolab.

Desde LA RUECA siempre hemos considerado fundamental que al trabajar con estos jóvenes no se les aísle y etiquete en grupos “de riesgo”, sino que se favorezca constantemente su integración con jóvenes “normalizados” para garantizar una socialización en igualdad de oportunidades. Y en nuestra experiencia este factor ha sido clave de éxito. Por ello, la captación para el grupo de jóvenes que recibirá la formación, también estará abierta a centros educativos con los que trabajábamos desde hace años en el barrio y otras entidades e instituciones de los territorios mencionados. Favorecemos así un grupo de jóvenes heterogéneo e integrador, buscando siempre un equilibrio de género.

- ¿Qué aceptación tiene? ¿Encontráis que al ser un enfoque relacionado con la tecnología tiene más demanda entre los/as jóvenes?

Realizamos formaciones específicas con gran aceptación, que permiten centralizar el aprendizaje en los puntos de interés del/la joven, p.ej. :

- Cursos de Creación digital: periodicidad mensual aproximada 40 horas: fabricación digital

- Curso de Dinamización TIC: monitor de tiempo libre con contenidos tecnológicos, para dinamizar espacios Tic, Extraescolares sobre cultura digital y tecnología, Talleres robótica, campamentos tecnológicos, etc.

- Talleres digitales: diseño vectorial y 2D: máquina corte láser y vinilo, modelado 3D, fabricación aditiva aplicada, Impresión 3D avanzada, personalización de camisetas y textiles

- Grupos de aprendizaje Servicio: Enseña lo que aprendes: alfabetización digital y uso de móvil en centros de mayores por parte de los jóvenes participantes en las formaciones.

imagen

- Robótica educativa, programación, producción audiovisual

- Diseño gráfico.

- Alfabetización digital, ocio digital, aplicaciones móviles, videojuegos, word press.

- ¿Participan por igual chicas y chicos?

La ratio con la que trabajamos es de 60% chicos -40%  chicas aproximadamente, seguimos trabajando en lograr la equidad también en esos procesos.

- ¿Qué hacéis para romper esa brecha digital?

Buscamos la igualdad generando espacios de igualdad de derechos y de oportunidades. Realizamos buenas prácticas como visibilizar en todas las difusiones, pósters, folletos, etc. imágenes de las chicas en contacto con la tecnología. Para los procesos de selección y captación para las formaciones realizamos discriminación positiva, apostando por conseguir el mayor número de chicas sobre las interesadas. Por otra parte realizamos convocatorias específicas de formaciones únicamente destinadas a chicas como cursos de creación digital (40 horas). Solemos aprovechar en torno al mes de marzo (coincidiendo con el día de la mujer, mes de marzo) Nuestro aprendizaje en este tiempo nos ha

- ¿Con qué dificultades os encontráis?

La parte más complicada es generar la motivación inicial para que las personas quieran aprender activamente. Por otro lado, se hace difícil conjugar el impartir contenidos con esta filosofía de enseñanza a participantes con un nivel de motivación muy muy bajo.

Por otra parte, trabajar con jóvenes en riesgo de exclusión social tiene dificultades añadidas, pero Tecnolab como una especie de catalizador que estimula a los chicos y chicas a superarse pese a que claramente tendrán mayores dificultades para ello que la población que no se encuentra en riesgo de exclusión. Es diferente para los adultos, pero sobre todo diferente para los participantes.

Algunas claves que consideramos son el éxito de Tecnolab: el espacio es suyo. Es un espacio bonito, agradable y acogedor, puede ser decorado por las producciones de los chavales los hace sentirse parte del lugar. Pueden poner la música que deseen, siempre y cuando estén de acuerdo todos.

-La ratio: el apoyo y tutoría de los responsables es constante y no sólo se refiere a aspectos técnicos. Se tiene tiempo para sentarse con ellos y dedicarles momentos de forma individual o de pequeños grupos. El hecho de que haya dos adultos – en este caso éramos 3- para 7 chicos, ayuda a que las normas se respeten fácilmente.

El ambiente: es muy animado y sobre todo positivo. Se ve lo bueno de cada uno y no poner énfasis en los aspectos negativos en el marco del respeto. En el Tecnolab se hace “borrón y cuenta nueva”. Se trata a los chavales dejando de lado que están “en riesgo”, sin tener en cuenta de forma negativa la información que se tiene del recurso que los deriva. El humor constituye un buen elemento para hacer observaciones y procurar que se animen a aprender y se respeten las normas. 

-  Metodología de enseñanza: flexibilidad, la motivación y la actividad, sólo puede aprender quien quiere aprender. Las facilidades que brinda el tecnolab para imprimir en láser, 3D y hacer vinilos, contribuye en gran medida a la motivación de los adolescentes. No se obliga a los chicos y chicas a que hagan cosas sino que se intenta potenciar el interés real. Quienes quieren aprender más encuentran sus demandas satisfechas, pero no se juzga a quienes no participan activamente, sino que se los anima para que se activen y quieran aprender. Las ideas que proponen son siempre bienvenidas – si tienen que ver con los contenidos del curso- y hasta se les enseña cosas que no están en el programa si se interesan por ellas. Se aprende haciendo, aspecto que da una gran satisfacción y les hace cambiar su forma habitual de aprender.

-  Horizontalidad en el trato. En el tecnolab hay pocas normas, basadas sobre todo en el respeto y el sentido común. Esto contribuye a crear un mejor clima para que los límites sean respetados. Se da por sentado que los participantes van a comportarse y respetar las normas y se actúa en consecuencia.

-Se trata a los chicos y chicas como personas, seres humanos. Todos sabemos de algo y podemos enseñar a los demás. De hecho, se pide colaboración para aclarar dudas rápidamente a los participantes. Tampoco se los fuerza si no lo desean.

-Los educadores también aprenden de los participantes, tanto de aspectos relacionados con la tecnología como con la adolescencia y sus características.

¿Cómo se puede acceder al programa?

La entrada es libre y gratuita, los y las jóvenes se captan a través de las relaciones preestablecidas con los centros educativos y de integración social del territorio y a través de los grupos socioeducativos que desarrollamos desde LA RUECA en la zona. Comprende jóvenes prioritariamente de 15 a 28 años, que viven y estudian en el territorio mencionado, ciclo de la ESO, ciclos de formación profesional o escuelas taller. O jóvenes que han abandonado sus estudios y están en procesos de mejora de la empleabilidad.

Por un lado, contaremos con jóvenes que participan en nuestros proyectos, que se encuentran en riesgo de exclusión social por diferentes factores, como por ejemplo, dificultades económicas, familias desestructuradas, fracaso escolar, dificultades de relación, pequeños actos delictivos. Estamos trabajando en procesos socioeducativos con ellos, para favorecer su inclusión social.

Está ubicado en el barrio madrileño de San Blas Canillejas, Calle Néctar, 49. Planta Baja. 28022 Madrid.